INTERNACIONALES

«Hombres obligados a violar a miembros de su familia»:

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó este jueves que se han registrado al menos 516 casos de violencia en Tigray, una región del norte de Etiopía devastada por el conflicto interno, reporta Reuters. Asimismo, desde el organismo subrayan que el número real de casos podría ser mucho mayor.

«Las mujeres dicen haber sido violadas por individuos armados, también contaron historias de violaciones en grupo, violaciones ante familiares y hombres obligados a violar a sus propios miembros de la familia bajo amenaza de violencia», indicó Wafaa Said, coordinadora adjunta de la ayuda ONU en el país africano.

La funcionaria internacional prevé que «las cifras reales sean mucho mayores», ya que «la mayoría de los centros sanitarios no funcionan«, lo que se une al «estigma asociado a la violación».

El pasado mes de noviembre estalló un enfrentamiento bélico en Tigray entre las autoridades centrales y los miembros del Frente de Liberación Popular de Tigray, partido que controla la región, que ha dejado miles de civiles muertos.

Decenas de testigos en Tigray denuncian asesinatos de civiles, casos de violencia grupal y torturas de mujeres, así como saqueos de hogares y cosechas por parte de los soldados de Eritrea, país que limita con Etiopía en esta región, informa la agencia.

Eritrea ha negado reiteradamente la presencia de sus tropas en la región de Tigray en respaldo del Gobierno Federal etíope, aunque Abiy Ahmed, el primer ministro de Etiopía, afirmó este jueves lo contrario.

«Abominación para la sociedad eritrea»

El Gobierno de Etiopía reaccionó a las alegaciones de los actos de agresión, desplegando una misión de investigación, según detalló Taye Atskeselassie Amde , embajador de Etiopía en la ONU.»Etiopía tiene una política de tolerancia cero para los delitos sexuales y cualquier persona que sea responsable de estos actos despreciables tendrá que rendir cuentas con todo el peso de la ley», declaró.

Por su parte, Yemane Gebremeskel, ministro de Información de Eritrea, también condenó la violencia sexual, que calificó de «abominación para la sociedad eritrea».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: