SALUD

La mala costumbre en la mesa que aumenta el riesgo de muerte prematura

Agregar sal extra a las comidas en la mesa tienen mayor riesgo de sufrir muerte prematura

Las personas que agregan sal extra a las comidas en la mesa tienen mayor riesgo de sufrir muerte prematura por cualquier causa, de acuerdo a un estudio publicado en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología.

El trabajo contó con datos de más de 500 mil personas que viven en Reino Unido. Cada participante completó un cuestionario, entre otras cuestiones, sobre sus hábitos vinculados al consumo de sal.

El estudio no tuvo en cuenta la sal que se usa para cocinar ni la que viene incorporada en los productos ultraprocesados. Lo que indagó, en forma específica, fue en el uso que hacemos del salero una vez que el plato ya está servido.

El seguimiento de los participantes duró, en promedio, nueve años. En ese período se documentaron 18.474 muertes prematuras, definidas como las que suceden antes de los 75 años de edad.

Según las conclusiones, quienes siempre agregaban sal a las comidas tuvieron un 28% mayor riesgo de muerte prematura comparado con aquellos que nunca o rara vez lo hacían.

En la población general, tres de cada 100 personas de entre 40 y 69 años mueren en forma prematura. Agregar siempre sal a los alimentos se tradujo -de acuerdo al estudio- en el posible fallecimiento de un individuo más de cada 100.

La investigación encontró, además, una esperanza de vida más baja entre las personas que siempre añadían sal en comparación con aquellas que nunca o rara vez lo hacían.

En concreto, la esperanza de vida de quienes siempre agregaban sal se redujo entre 1,5 años (en mujeres de 50 años) y 2,28 años (en hombres de la misma edad).

«Nuestros hallazgos indican que una mayor frecuencia de agregado de sal a los alimentos se asocia con un mayor riesgo de mortalidad prematura por todas las causas y una menor esperanza de vida», sintetiza el trabajo en sus conclusiones.

Para los investigadores, agregar sal a las comidas en la mesa es un comportamiento común que está directamente relacionado con la preferencia a largo plazo por alimentos con sabor salado (como los ultraprocesados) y con el consumo habitual de sal.

«En la dieta occidental, agregar sal en la mesa representa del 6 al 20% de la ingesta total de sal», detalló el principal autor del estudio, Lu Qi, profesor de la Escuela de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane (Estados Unidos).

Entre las posibles consecuencias, el trabajo indica que el consumo de sodio aumenta el riesgo de enfermedades como el cáncer, la presión arterial alta y los accidentes cerebrovasculares (ACV).

El profesor Qi estima que la suya es la primera investigación que relaciona el agregado de sal a las comidas y la muerte prematura. «Brinda evidencia novedosa para respaldar las recomendaciones de modificar hábitos alimentarios para mejorar la salud», dijo en un comunicado.

«Incluso una reducción modesta en el consumo de sodio, agregando menos o nada de sal en las comidas en la mesa, es probable que resulte en beneficios sustanciales para la salud», analiza.

Por otro lado, el trabajo halló que los riesgos se reducen en las personas que consumen mayor cantidad de frutas y verduras, aunque estos resultados no fueron estadísticamente significantes.

«Este hallazgo no nos sorprendió, ya que las frutas y verduras son fuentes importantes de potasio, que tiene efectos protectores y está asociado con un menor riesgo de muerte prematura», dijo el profesor Qi.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: