LA REPUBLICA

Ladrones de celulares sacan beneficio a todas sus piezas

Esparcidos desordenadamente en pequeños quioscos ubicados en las zonas de gran afluencia en la ciudad, vendedores y técnicos en reparación de móviles se mantienen durante las horas del día en agitada actividad, siempre atentos a suplir la demanda de cualquier curioso que ronde por el lugar.

“Todo lo que da beneficio es positivo”, dice uno de ellos que se negó a compartir su nombre.
A simple vista todo está bien, pero han sido estos negocios informales los responsables indirectos de que a pesar de la aplicación de tecnologías de geolocalización en los celulares, estos sigan siendo atractivos y rentables a los ojos de los atracadores.

Esto porque se venden las piezas del dispositivo, se han desarrollado técnicas de borrado y cambio del IMEI (identificador del aparato) y superado los obstáculos de desbloqueo que imponen los fabricantes y las empresas grandes de telecomunicaciones.

“Mientras tanto sea legal nosotros lo hacemos —afirma el hombre citado anteriormente—, esto es un mundo muy amplio, aunque el Iphone tiene un público más selecto, pero nosotros vendemos micrófonos, bocinas, pin de carga y el housing que tiene muchísima salida”.

Compra de piezas
Al encarar de frente a Ricardo Then, un joven que labora en uno de estos negocios en el kilómetro nueve de la autopista Duarte, este declaró que tiene por norma no comprar teléfonos en buen estado.

“Nadie te va a vender un celular a bajo precio así porque sí, cuando vienen con eso uno los rechaza, porque ya uno sabe de lo que se trata”.
Then aseguró que solo adquiere teléfonos viejos, los cuales almacena para posteriormente encontrarle alguna utilidad en las piezas.

Indicó que debido a los constantes cambios del mercado de dispositivos móviles, muchas veces esperan por tener un cliente que ande buscando una reparación antes de salir a comprarla.

Según su versión, estas piezas son importadas a través de compras por Internet o adquiridas en las empresas grandes que se dedican a la venta de las mismas.
“Y ya estos celulares viejos —dice Then, señalando una pila de aparatos en mal estado—, uno los guarda por si se presenta una necesidad”.

Ellos tienen su gente
Aunque estos negocios operan a plena luz del día y en franca legalidad, al ser abordados sobre su metodología de trabajo por reporteros de EL DÍA, la mayoría no responde y los que lo hacen bajan la cabeza y reducen los decibeles de la voz.

“Los atracadores tienen a su gente para venderle eso, nosotros aquí no aceptamos nada que tenga un origen extraño”, afirmó otro de los consultados.

Intento de solución
El Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), ha emitido una resolución que busca endurecer los requisitos para la contratación y cancelación de servicios de telecomunicaciones.

La misma será implementada a partir del mes de febrero del año 2021 — fue lo acordado con las prestadoras de servicios— y será la misma, una añadidura a la lista de posibles soluciones asumidas por las autoridades para hacer menguar el raterismo en las calles del país.

En dicha resolución, se plantea vincular el IMEI del teléfono móvil al IMSI (código de identificación único para cada dispositivo de telefonía móvil vinculado a la tarjeta SIM).
Con la misma se evitaría la posible activación de un celular robado.

Sin embargo, permanecerá pendiente la corrección del mercado de piezas robadas así como las bandas que se dedican a exportar los móviles robados.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: