CUMPLEAÑOS

¿Me puedo infectar del coronavirus en un baño público?

Puede ser que te encuentres con este cartel que indica que el baño público está cerrado para prevenir la diseminación del coronavirus. Pero muchos otros están o estarán pronto abiertos. Y, como siempre, volverán a ser uno de los hogares predilectos de decenas de gérmenes, hogares que ahora tienen un nuevo habitante: el virus que causa COVID-19.

Los baños tienen muchas superficies de alto contacto, manijas, grifos, puertas. Por eso, el riesgo de diseminación del coronavirus puede ser alto. Todavía no sabemos si una persona libera material infeccioso en las heces o simplemente virus fragmentados, pero sí sabemos que la descarga del inodoro pulveriza muchas gotas, indica Erin Bromage, profesor de Biología en la Universidad de Massachusetts-Darmouth.

Bromage, quien también mantiene un blog sobre el tema, indica que, lo conveniente hasta tanto se sepa más sobre la forma de transmisión y diseminación del coronavirus es tratar de no usar los baños públicos, o usarlos con todas las precauciones posibles.

Una conducta que debe internalizarse

Y, lo más importante no solo al usar un baño público, sino en cualquier caso: lavarse las manos intensamente con agua y jabón. Y, de ser posible, no tocar otra superficie al salir del baño, usar el codo, por ejemplo, para abrir la puerta al salir.

Zona de riesgo

Restaurantes, parques, bares, oficinas, centros comerciales, los baños públicos están en todas partes, y no todos son ejemplos de pulcritud. Los usan decenas de personas por día y son foco de gérmenes. En medio de la pandemia, ¿cómo protegerse?

“Germenfobia”

Es cierto que los gérmenes saltan de contentos en los baños públicos: estreptococos, E.Coli, hepatitis A, hasta los microorganismos del resfriado común hacen de estos espacios sus viviendas permanentes. Pero, tranquilos: si el sistema inmune está fuerte y se toman medidas sanitarias mínimas, el contagio es improbable.

Transmisiones

Muchos creen que enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea pueden contraerse en un baño público. Pero es importante saber que muchos de los organismos que causan estos males sobreviven poco tiempo en superficies como la de un inodoro. Además, deberían ingresar a los tractos genitales… algo que puede ocurrir, pero es muy extraño.

Según explica la Sociedad Americana de Microbiología, la probabilidad de adquirir una enfermedad de transmisión sexual sentándose en el inodoro es baja. Sin embargo, la entidad alerta que tener sexo en un baño público sí eleva el riesgo de manera considerable…

Posible, pero improbable

Judy Daly, profesora de Patología en la Universidad de Utah en Salk Lake City, explica que, aún cuando se esté en contacto con virus o bacterias en un baño público, “se necesita una larga cantidad de microbios para enfermarnos”.

1. Siempre tener papel a mano

En los Estados Unidos pareciera ser que nunca falta papel sanitario… pero lo cierto es que sí ocurre y a menudo, revela la American Restroom Association. Por eso, siempre lleva un poco de papel higiénico en la cartera. Para estar preparado para cualquier adversidad… y para cubrir el sanitario.

2. Nunca hagas esto

Muchas veces encuentras rollos de papel en el suelo, o apoyados encima de la estructura de plástico que los debiera sostener. Jamás los uses porque de seguro están llenos de gérmenes. Y nunca, ¡nunca! te descalces o cambies de ropa en un baño público.

3. Trata de evitar los baños portátiles

Se utilizan en eventos, como recitales, desfiles, o en algunos parques públicos de forma permanente. Pero un estudio de la Universidad de Arizona en Tucson no los avala, ya que suelen concentrar más microorganismos que los baños tradicionales.

4. Lávate las manos, siempre

La Organización Mundial de la Salud destaca esta simple acción como una medida clave para prevenir el contagio de decenas de enfermedades. La Clean Hands Campaign revela que, aunque el 95% de las personas adultas aseguran lavarse las manos tras ir al baño, en realidad sólo el 67% lo hace.

5. Cómo cerrar la llave

Clean Hands Campaign también recomienda cerrar la llave con el mismo papel con el que nos secaremos las manos, de esta manera se evita entrar en contacto con el agua que se estanca en la canilla y a los costados del lavabo y que, según la Universidad de Arizona en Tucson, es un “reservorio” de pequeños gérmenes.

6. Utiliza la secadora

No es una “zona de alto contacto”, como llaman los expertos al toilette o al grifo. Y es una manera eficaz de secarse las manos sin exponerse a los microbios del medio ambiente. Ésta fue la conclusión de un estudio de la Universidad de Florida en Gainesville, que halló una alta concentración bacterial en 22 baños públicos. Sin embargo, frente al coronavirus, se está repensando si estos modernos artefactos no estén funcionando como un “ventilador” que expande el gérmen.

7. Aprovecha tus zapatos

Aunque no vivimos en un mundo estéril, podemos evitar entrar en contacto com algunos microorganismos. Para ello, otro de los consejos es descargar el baño con el zapato, para no tocar la manilla o el botón que decenas tocan… todavía con las manos sucias.

8. Exige limpieza

En el libro “La vida secreta de los gérmenes”, el autor, el Dr. Philip Tierno, da un consejo que todo consumidor debería poner en práctica: exigir limpieza. Si el baño de un local de comida rápida, un restaurante o una biblioteca está sucio, hay que avisar a la gerencia y deben limpiarlo.

Cuidado con el inodoro

Tierno, quien es profesor de Microbiología en la Universidad de Nueva York, asegura que lo mejor es descargar y alejarse del inodoro, porque el momento de la descarga funciona como un “ventilador que dispersa los microbios por todas partes”.

Fuente Holadoctor.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: