LO QUE SE MUEVE

Proyecto habitacional en Angostura lleva 20 años paralizados; alojaría 70 familias

Decenas de familias de esta comunidad de la provincia Independencia, esperan desde el pasado gobierno del expresidente Hipólito Mejía, la terminación de las viviendas que alojarían a 70 familias de agricultores de la región.

Durante casi 20 años y viendo pasar las administraciones de gobierno de cuatro presidentes, incluyendo los siete meses de Luis Abinader, las desesperadas familias han clamado por “todos los cielos” que sus casas sean terminadas.

El tiempo se ha encargado de ir borrando un sueño que comenzó al iniciar la primera década del siglo, a tal punto que muchos de los espacios que serían habitados por familias agricultoras dominicanas, hoy están ocupados por ciudadanos haitianos.

“Estas viviendas fueron iniciadas con una organización llamada Fundejur”, recuerda una de las personas que vieron pasar sus años de juventud en espera de un techo seguro.

Hoy las viviendas, con el paso de los años y las condiciones a medio construir, lucen prácticamente en ruinas. Algunas familias han intentado “remendar” sus edificaciones, pero sin resultados de mejoría.

El olor a miseria lo cubre todo. Las calles polvorientas dejan entrever lo que debió ser un conjunto de vías modernas para el bienestar de los habitantes de Angostura.

“Pasó que Fundejur entregó los recursos de la partida que le correspondía para hacer una realidad el barrio, pero el Estado quedó mal. Nunca puso un centavo”, dijo Bienvenido Cordero, un legendario dirigente campesino de esta zona.

Explicó que los beneficiados de las viviendas serían parceleros del asentamiento agrario, pero se desesperaron y muchos de ellos decidieron vivir en otro lugar.

Cordero dijo que ante la desesperanza “los parceleros abandonaron la zona y los proyectos de casas quedaron en manos de los haitianos”.

Muchas viviendas tienen un deterioro tan sentido que correspondía derrumbarlas para hacer una estructura más segura. Las viviendas no tienen puertas ni ventanas. Sin conexión con tendido eléctrico alguno y el agua hay que cargarla del canal más cercano.

“Aquí vino Danilo (el anterior presidente), en una de esas visitas”, recordó la señora María, una mujer agricultura marcada en su frente por el ardiente solo de esta región. “Pero eso fue un allante más. Estamos en espera de que la gente de Abinader miren hacia acá y rescaten esta vivienda”, dijo mientras se alejaba a buscar agua en dos galones plásticos.

En la zona trabaja la Cooperativa de Productores y Servicios Múltiples de Angostura. Con el apoyo de Cesal, una organización no gubernamental, ejecutan el proyecto Casa Sombra, una obra que busca establecer un amplio sistema de producción de hortalizas.

José López, encargado de la ejecución del proyecto, explicó que “Cesal cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) para construir los invernaderos que producirán variados rublos de hortalizas”.

“Son 35 mujeres que están al frente de este proyecto. En breve tendremos agua para regar los canteros por el sistema goteo y comenzaremos a ver los resultados positivos”, adelantó el coordinador de componente de medios de vida de Cesal.

Sostuvo que el proyecto Casa Sombra, cuando entre en plena producción, contribuirá a la mejoría en los alimentos de decenas de familias y también que las 35 mujeres y la cooperativa generen riquezas con la venta de hortalizas en la zona.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: